Llega un momento en la vida en el que debes tomar una decisión sobre tu futuro laboral. Te toparás con dos opciones principales: trabajar por cuenta propia o por cuenta ajena. Y ambas cuentan con sus pros y sus contras.

Si te decides por ser autónomo, efectivamente, vas a ser tu propio jefe. Podrás fijar tu horario y trabajar donde y como quieras. Pero no todo va a ser tan maravilloso como aparenta. Por eso, antes de tomar una decisión al respecto es importante que conozcas las claves, defectos y virtudes de esta opción laboral.

Trabajador autónomo: ventajas y desventajas de una forma de vida
Que implica ser trabajador autónomo: pros y contras

Conoce las ventajas y desventajas de ser trabajador autónomo

Trabajar por cuenta propia no es sencillo, pero lo cierto es que te abre un abanico de posibilidades únicas. Para que puedas tomar una decisión con criterio, te expondremos las ventajas y desventajas de hacerlo.

Las ventajas de trabajar por cuenta propia: independencia y autonomía

Organización y control del negocio con Cloud Gestion

Dos consideraciones previas:

1. Es la forma más sencilla, económica y rápida de dar un negocio de alta, puesto que no precisa de un proceso de constitución previo, requiere menos trámites legales, etc. De hecho, existen muchas empresas que comenzaron su andadura con una persona como trabajador autónomo.

2. Mantienes el control total en la gestión del negocio (y en esto de puede ayudar mucho Cloud Gestion). Hablando coloquialmente podemos decir que «tu te lo guisas, tu te lo comes«, para bien o para mal. Más adelante profundizaremos en este tema.

Dicho esto, enumeraremos sus ventajas concretas:

Eres tu propio jefe. Estamos ante la ventaja más preciada, puesto que implica que las decisiones no te vendrán impuestas de antemano. Al contrario: serás tú quien fije los objetivos y quien marque el rumbo de tu proyecto.

Gestionas libremente tu tiempo. Los horarios rígidos, cerrados y monótonos son propios del trabajador asalariado, pero no de los autónomos. Trabajando por cuenta propia puedes elaborar libremente tu calendario, establecer tus horas prioritarias para trabajar y escoger los mejores métodos para gestionar y organizar tu tiempo. Este último punto resulta verdaderamente crucial, y en ese sentido, existen herramientas informáticas pueden ayudarte en la organización y gestión de las tareas: creación de facturas, envío de presupuestos y albaranes, control del stock y de los pedidos, etc. Te recomendamos tenerlas en cuenta para incrementar tu productividad.

Las buenas gestiones son premiadas. El trabajo por cuenta ajena se inserta actualmente dentro de un mercado en ocasiones bastante precario, con un salario estanco y condiciones laborales difíciles. No obstante, si te animas a trabajar por tu cuenta, debes saber que las buenas ideas, acompañadas de un trabajo eficaz y constante, suelen traducirse en oportunidades de crecimiento y en mayores beneficios.

La satisfacción de trabajar en tu propio proyecto. Estamos, claro, ante la ventaja menos cuantitativa, pero no por ello menos importante. Y es que trabajar en vertebrar las propias ideas y comprobar que poco a poco vas alcanzando tus objetivos puede ser una fuente de satisfacción enorme, puede ser lo que más orgullo te haga sentir a la larga.

Las desventajas de trabajar por cuenta propia: sin organización no hay éxito

Dificultades y obstáculos que encontrarás como trabajador autónomo

Tres consideraciones previas:

1. No hay diferencia entre patrimonio personal y empresarial, lo que significa que respondes con tus bienes personales ante las posibles deudas con terceras personas.

2. La imagen de las sociedades suele ser percibida como más profesional a los ojos de los clientes, proveedores, entidades financieras y la Administración Pública.

3. Contratar familiares presenta algunas particularidades que necesitas tener en cuenta para evitar problemas. Si contratas a un familiar de hasta 2º grado, deberá ser como autónomo colaborador, no en el régimen general. Esto incluye padres, hijos, abuelos, hermanos y hasta los cuñados!
Pero también existen algunas excepciones a esta regla. Lo mejor es que consultes adecuadamente este punto con tu asesor o gestor.

Una vez citadas estas tres dificultades iniciales, te comentaremos las desventajas que padecen los trabajadores autónomos:

La autonomía es un arma de doble filo. Pese a que tener libertad de decisión, horarios y calendarios es una gran ventaja, esto implica también una enorme responsabilidad. El éxito o el fracaso dependen íntegramente de ti, de tu capacidad de organizarte. Una mala organización del negocio se traduce en cargas de trabajo más duras y menos rentables, que además pueden tener repercusiones negativas en tu vida personal y familiar.

Es un trabajo solitario y exigente. Al lanzarte al trabajo por cuenta propia, partes de cero. No cuentas con departamentos que te ayuden ni con clientes que te hagan ganar dinero desde el principio. Estás solo frente a tus retos, y de cómo afrontes la gestión de tu negocio dependerá que los superes o no. Piensa que se requiere de altas dosis de perseverancia y paciencia.

El peligro de abarcar más de lo que eres capaz de gestionar. La naturaleza de esta modalidad de trabajo provoca que sea bastante frecuente el hecho de comprometerse por encima de las posibilidades reales que podemos ofrecer. El problema es que todo esto puede terminar en promesas incumplidas y en clientes insatisfechos y decepcionados. Y todo en un entorno de enorme competitividad, que no nos da apenas margen para equivocarnos.

Los impuestos: el IVA y el IRPF. Si bien los trabajadores por cuenta ajena cuentan con un salario neto, que es lo que efectivamente cobran, los autónomos no deben olvidar nunca que todos sus ingresos se verán reducidos por el pago de unos impuestos que mermarán y mucho los beneficios reales. De hecho, si tus beneficios son altos lo más recomendable es que constituyas una sociedad; en este punto sería recomendable que consultes con un buen asesor.

Conclusión

Hemos intentado explicar algunos de los ritmos, necesidades, tiempos y objetivos que debes marcarte a la hora de ser trabajador autónomo, con sus ventajas y desventajas. Dedicarte al la profesión que amas y
darte de alta como autónomo puede proporcionarte muchas satisfacciones, y también algún quebradero de cabeza, pero como dicen los anglosajones: «no pain, no gain«, o traducido al castellano: «quien algo quiere, algo le cuesta» 🙂
Dicho esto, por supuesto la decisión está en tus manos!!

¡Escríbenos!
WhatsApp