⭐️ Qué es una sociedad laboral

¿Qué es una sociedad laboral? - Cloud Gestion

Seguro que, alguna vez, has escuchado hablar de una sociedad laboral. Estas son popularmente conocidas en España por estar manejadas por los propios trabajadores, quienes además son los que prestan sus servicios en ella.

Sin embargo, ¿conoces todo sobre ellas? Sus ventajas, inconvenientes, características… Si no es así, sigue leyendo.

¿Qué es una sociedad laboral?

A la hora de emprender una actividad hay diferentes maneras de hacerlo, existiendo diversos modelos de sociedades empresariales. Pese a que en nuestro país se dan maneras muy comunes, como la Sociedad Anónima o ser trabajador por cuenta propia de manera directa (vamos, un autónomo), existen otras opciones como la sociedad laboral.

Y es que, si algo se desea evitar a toda costa, es elegir mal el tipo de sociedad. Nadie quiere funcionar mal, como es lógico, y, por otro lado, se querrá el mayor control posible de la actividad empresarial.

Así, en la actualidad, los autónomos pueden unirse para emprender un negocio. Si lo hacen, formarán lo más probable una sociedad laboral, la cual es considerada como una forma jurídico societaria que tiene sus propias características, además de beneficios a la hora de pagar impuestos. No obstante, de entre todos los tipos de sociedades, quizá sea la forma más desconocida.

Así, si queremos definir a una sociedad de este tipo, comenzaremos asegurando que es una empresa mercantil, de carácter privado, en la que los trabajadores prestan sus servicios de manera directa, personal y definida y que, además, la propiedad de dichos empleados llega al 51 % de su capital social.

Si algo hay que sorprende es que, en comparación con otros tipos, la sociedad laboral no tiene por qué estar compuesta por socios, sino también en este caso por empleados fijos.

Los tipos de sociedades laborales pueden ser 2:

  • las Sociedades Anónimas Laborales, conocidas por su acrónimo SAL
  • por otra parte, las SLL, que es el acrónimo de las Sociedades Limitadas Laborales.

Capital social exigido en la constitución

El capital mínimo será en las SAL de 60.000 euros con suscripción total y con un desembolso, al menos, del 25% cuando se constituya la empresa, mientras que la SLL tendrá una suscripción de 3.000 euros mínima y desembolsada.

Las características de la sociedad laboral, al detalle

Como cada tipo de sociedad, todas ellas tienen unas características que las definen a la perfección y las diferencian del resto. En este caso, hacemos un repaso a las principales funciones de las sociedades laborales, a continuación.

Participaciones máximas de cada persona que tiene capital en una sociedad laboral

Para empezar, tienes que saber que ninguna de las personas que cuenten con capital en una sociedad de este tipo puede tener en su poder acciones que lleguen a alcanzar un tercio del capital social total.

De este modo, el número mínimo de participantes debe ser de tres personas, contando cada una con el mismo porcentaje de capital repartido a partes iguales (en este caso, el 33% por individuo).

Si la cifra es superior a las tres personas, no es necesario que tengan todos el mismo porcentaje de participación, simplemente ninguno de ellos debe tener un tercio del capital.

Eso sí, existen varias excepciones a tener en cuenta, concretamente dos:

  • Que uno de los socios de la sociedad laboral sea una entidad pública o que no sea lucrativa. Así, podrán superar el tercio de participación por cada persona, aunque no deben disponer de más de un 50% de las acciones.
  • La empresa puede crearse con apenas 2 socios repartiéndose el capital, pero solo durante tres ejercicios. Desde que se cumpla este tercer año, es obligatoria la incorporación de más participantes y cumpliendo el requisito de que cada uno no debe superar el tercio de las acciones.

Trabajadores que no sean socios

Las laborales están hechas para que el trabajo sea por parte de los socios que han formado la organización. Esto, eso sí, no impide que las sociedades puedan contratar a personal, aunque existen limitaciones.

La primera, que el número de horas trabajadas por los no socios, los cuales deben tener contratos indefinidos, no puede superar el 49% de las horas trabajadas por los socios que también son empleados.

Por ende, en esta limitación no entran las personas que tienen contrato temporal o discapacidades declaradas.

Trabajo de los socios con condición indefinida

Los socios deberán tener una condición indefinida en la relación laboral, pero sin especificar si esta es a tiempo parcial o completo. Esto conlleva que en las sociedades laborales siempre existan, como mínimo, dos empleados.

El sistema de la Seguridad Social en el que cotizan, clave

Los socios de la SL quedarán encuadrados en el Régimen General como trabajadores autónomos, según el artículo 136.1.d de la Ley General de la Seguridad Social. El caso de que alguno de los socios sean administradores no modifica el encuadramiento.

No obstante, existen algunas excepciones a tener en cuenta, como que cotizarán en el RETA (¿qué es el RETA?)cuando los socios compartan la sociedad con otro o varios socios con los que tengan vínculos familiares, convivencia con ellos o que entre dichas personas posean un 50% de las acciones de la organización.​

La regulación de las sociedades laborales

Cabe destacar que las sociedades laborales se encuentran ahora reguladas por la Ley 44 / 2015, del 14 de octubre, de Sociedades Laborales y Participadas, que publicó el Boletín Oficial del Estado el 15 de octubre de 2015. Es aquí donde se recogen las anteriores características que deben tener este tipo de sociedades en España.

¿Es fácil formar una sociedad laboral en nuestro país? ¿Cómo se crea?

Constituir una sociedad laboral se hace de la misma forma que las sociedades anónimas o limitadas. En la escritura de la misma se indica cuáles de los socios van a ser trabajadores, puesto que este hecho determinará la obtención de su condición como sociedad laboral.

Por lo tanto, también será necesario dar a conocer las participaciones de la parte laboral de la SL y, por otro lado, cuál de la clase general (que será de los socios que no son empleados).

Los beneficios de este tipo de sociedades

En primer lugar, una de las ventajas que debes tener en cuenta es que los empleados que poseen la mayoría de las acciones serán los que tengan el control de la organización.

Además, al ser una sociedad limitada, los socios no tendrán que responder con su patrimonio en caso de que la actividad de la empresa vaya mal.

Por supuesto, otro de los beneficios más destacados es que no existe un número máximo de socios para constituirse como laboral.


​Una de las posibles ventajas es que los trabajadores serán los que «midan» su trabajo y la capacidad de mejora, puesto que de manera directa su labor incide en las cuentas de la empresa. Por lo tanto, la motivación cuando las cosas vayan bien será destacada y, en el caso de que las cosas no salgan como se hubieran deseado, podrán corregir de manera rápida la situación.

Si los socios quieren disfrutar de algunas ventajas o bonificaciones, están de enhorabuena. Esto es posible, por ejemplo, si se van incorporando más socios a la empresa. No obstante, existen algunas más que se deben consultar al inicio de la actividad para optimizar al máximo los recursos, sobre todo cuando más se necesita.

Por ejemplo, el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), llegando en algunas zonas a cantidades que alcanzan el 95% y en otras el 100% en el caso del Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados.

Por si fuera poco, existe libertad de amortización en las inversiones de inmovilizado material durante el primer lustro de la constitución de la sociedad.

Por último, los socios podrán ser beneficiarios de la prestación por paro en el caso de que se opte por el cese de actividad para los socios empleados de la persona, pero además el paro se extenderá a los miembros del órgano de administración si han estado acogidos al Régimen General de la Seguridad Social.

También existen desventajas

No obstante, pese a que acabas de conocer todas las ventajas más destacadas, existen algunas desventajas que debes tener en cuenta a la hora de emprender el proyecto y constituir la sociedad. Una que muchos expertos y asalariados comparten es que la toma de las decisiones puede ser lenta si existen socios, por un lado trabajadores y, por otro, capitalistas.

Si se gana poco dinero, la tributación en el Impuesto de Sociedades puede ser realmente negativa para la compañía. Por último, dos desventajas más: los socios no pueden realizar la transmisión de manera libre de sus participaciones y, además, las sociedades laborales se encuentran obligadas a tener un fondo de reserva que llegaría al 10% del beneficio que se derive de la actividad de la propia compañía.

Ya has conocido qué es una sociedad laboral. Estas son sus principales características, beneficios y desventajas, que debes tener en cuenta antes de emprender un negocio de este tipo. Además, has de cumplir una serie de obligaciones si optas por una Sociedad Limitada (SL), pero también disfrutarás de beneficios en forma de subvenciones y ayudas públicas.

Quiero probar la DEMO de Cloud Gestion

¿Quieres que te llamemos? ☎

Déjanos tu número te teléfono y te contactamos en breve.
Si lo deseas (es opcional) indica también tu email u horario que te venga bien para llamarte.

¡Solo un momento, por favor!

Antes de irte, solicita tu acceso a la Demo...

¡es gratis y puedes probarla cuanto quieras!