Inversión del sujeto pasivo, ¿una solución para prevenir el fraude?

Inversión del sujeto pasivo. Solución para prevenir fraude

Actualizado el: 2 enero 2023

La inversión del sujeto pasivo es uno de los conceptos principales que afectan al mundo de los autónomos. Sin embargo, si trabajas por cuenta propia, quizás no lo conozcas.

Por ello, en este artículo te explicaremos en qué consiste y por qué puede llegar a ser muy importante en tu día a día. ¡Sigue leyendo!

¿Quién paga el IVA en la inversión del sujeto pasivo?

Es uno de los casos en los que tú, como persona jurídica, no debes pagar el IVA, sino que esta responsabilidad corresponde al consumidor.

A la hora de emitir una factura de inversión del sujeto pasivo, no especificas ni el importe del IVA ni su tipo, ya que es el destinatario el que debe hacerse cargo.

No es un caso que ocurra con demasiada frecuencia, aunque es fundamental entender la inversion del sujeto pasivo en la construcción.

Para que te quede más claro vamos a explicarte el sujeto pasivo y su IVA con ejemplos. Imagínate que estás interesado en la inversión del sujeto pasivo en la compra de un local comercial desde cero.

Encargas este proyecto a un equipo de construcción que se encargará de poner en marcha el edificio. Sin embargo, todo lo relacionado con el equipamiento eléctrico irá a cargo de otra empresa que el constructor subcontratará.

En este caso, la empresa de construcción emitirá una factura sin IVA a la empresa eléctrica y hará lo mismo contigo, ya que eres el responsable principal del proyecto de construcción.

En esta situación, la empresa de construcción se deduce y repercute el IVA, pero serás tú el responsable de ingresarlo a Hacienda en tus declaraciones trimestrales.

Sin embargo, si tu objetivo fuera el alquiler de viviendas no sería necesario, puesto que es una operación que está exenta de IVA. Es más habitual en sectores como el industrial o en la prestación de servicios dentro de diferentes proyectos.

Pagar el iva de inversión

¿Qué es una factura de sujeto pasivo?

Todas las facturas de sujeto pasivo son aquellas en las que se produce esta situación poco habitual, en las que el IVA no lo ingresa el emisor de la factura.

A la hora de elaborar este tipo de documentos, es de vital importancia que tengas en cuenta ciertos aspectos para evitar posibles errores.

Todas deben incluir una mención como la siguiente: «Operación con inversión del sujeto pasivo conforme al artículo 84. Uno. 2º de la Ley 37/1992».

Asimismo, cuando lleves a cabo tu declaración de IVA trimestral, también será necesario el total de las cantidades en el apartado «operaciones no sujetas o con inversión del sujeto pasivo que originan el derecho a deducción» que encontrarás en el modelo 303.

Por su parte, el receptor de una factura con inversión del sujeto pasivo también deberá hacer constar la recepción de este tipo de documento.

Dentro del IVA que vas a devengar y del que te puedes deducir, será necesaria su declaración en el modelo 303.

Los errores más comunes que se producen en este procedimiento

Debido a que no es una situación muy habitual, es posible que puedas cometer errores. Por ello, te enumeramos los más frecuentes para que puedas prevenirlos y evitar un problema, como puede ser una multa por parte de la Agencia Tributaria. Algunos de los más destacados son los siguientes.

1. El ingreso no se ha llevado a cabo

Esta es una de las equivocaciones más frecuentes aunque, por suerte, una de las más sencillas de solucionar.

Solo será necesario que emitas una rectificación para que quede constancia en la contabilidad de tu negocio. De esta manera, Hacienda tendrá clara la situación.

El ingreso no se ha llevado a cabo

2. El IVA lo ha acabado abonando la persona incorrecta

Los que desconocen esta normativa pueden haber abonado el IVA de forma incorrecta. Con el fin de rectificar las cuotas, habrá que realizar una devolución formal de este impuesto.

El emisor de la factura tendrá que corregirlo en la documentación contable.

Por su parte, el destinatario también tendrá la misión de iniciar un procedimiento de devolución de todos los ingresos que se hayan recibido de manera indebida.

3. El IVA no se ha repercutido adecuadamente, aunque el consumidor se lo ha deducido

En este ejemplo, se han producido dos equivocaciones. Por un lado, el emisor de la factura tendrá que solucionar la documentación, ya que no incluye la opción de que el destinatario se deduzca el IVA.

Posteriormente, tendrás la necesidad de devolver el dinero ingresado para pagar dicho IVA, que debería ser responsabilidad del destinatario.

Conclusión

La inversión del sujeto pasivo es una situación particular que se suele producir en determinados proyectos y facturas.

El uso de un software ERP que te permita gestionar toda la contabilidad desde la nube puede ser de gran ayuda para prevenir este tipo de complicaciones.

Quiero probar la DEMO de Cloud Gestion

¿Quieres que te llamemos? ☎

Déjanos tu número te teléfono y te contactamos en breve.
Si lo deseas (es opcional) indica también tu email u horario que te venga bien para llamarte.

¡Solo un momento, por favor!

Antes de irte, solicita tu acceso a la Demo...

¡es gratis y puedes probarla cuanto quieras!