¿Qué son EBITDA, EBIT y EBT? ¿Cómo se calculan?

¿Qué son EBITDA, EBIT y EBT? ¿Cómo se calculan? - Cloud Gestion

Las empresas tienen que manejar numerosos datos financieros para conocer, entre otras cuestiones, su viabilidad dentro del mercado. Estas cifras indican el estado de la sociedad empresarial y qué acciones puede tomar a cabo a corto y medio plazo.

Por esta razón, en esta entrada queremos que conozcas en profundidad los tres grandes indicadores de rentabilidad que existen: EBT, EBIT y EBITDA. Los directivos los analizan para comprender el valor extendido de los beneficios netos. No obstante, estos conceptos, pese a ser similares, nos aclaran resultados dispares.

A continuación, te vamos a explicar qué indica cada uno de ellos, así como sus principales diferencias. ¡Toma nota y sigue leyendo para no perderte ningún detalle!

¿Qué es el EBITDA?

¿Qué es el EBITDA? Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization

Se trata del acrónimo en inglés de Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization. Por tanto, el EBITDA sirve como indicador financiero para conocer qué beneficios ha obtenido una empresa.

Eso sí, esos beneficios son en bruto, porque son previos a la resta de deudas contraídas, impuestos, inversiones realizadas y depreciaciones.

Pero ¿por qué querríamos conocer este dato alejado de los beneficios netos?

Bien, en este caso sirve para que el directivo de la empresa analice cuáles son las ganancias o pérdidas potenciales del negocio. En este sentido, permite dar una idea fidedigna del estado empresarial del núcleo del negocio.

Pese a no ser un indicador que figure en el estado de resultados proyectado por parte de las asociaciones o pymes, sí que da muestra del estado de vitalidad de una manera ágil y fácil. Es decir, podrás conocer de primera mano si tu negocio es de verdad rentable o no. Además, no es tan costoso como pararte a deducir los gastos financieros asociados.

Surgió por primera vez en los años 80. Los expertos hicieron este cálculo para mejorar sus ejercicios de inversión, concretamente en compras apalancadas. Este tipo de operaciones tenía como objetivo adquirir compañías endeudadas.

Los inversores calculaban el total de beneficios, conociendo si eran rentables o no con otro tipo de decisiones financieras. A día de hoy, ha llegado a ser una de las métricas financieras más usadas en el mundo. Es un índice que se asocia a comparativas entre compañías y mide cuál ofrece una mayor rentabilidad..

Cómo calcularlo

En este apartado te queremos enseñar cómo calcular el EBITDA para que conozcas la explotación de tu empresa. Recuerda que se trata de un resultado bruto, lo que significa que se reflejará una cifra a la que deberás restarle los elementos financieros, tributarios, de inversión y las depreciaciones.

  • El primer paso es conocer los Earnings Before Interests, Taxes. También se conocen como EBIT. Son lo que denominamos resultado de explotación.
  • Una vez extraída esta cifra, el siguiente paso será agregarle las sumas relativas a las provisiones.
  • Como último paso, también ha de sumarse la cantidad derivada de las amortizaciones productivas. Así, ya tendríamos los beneficios brutos de una entidad empresarial previos a las cargas deductivas.

¿Qué es el EBIT?

¿Qué es el EBIT? Earnings Before Interest and Taxes

Ya lo hemos mencionado anteriormente. El EBIT es un acrónimo del concepto en inglés Earnings before interest and taxes.

En español podríamos traducirlo como las ganancias empresariales totales antes de la carga tributaria por parte de la Administración impositiva, en nuestro caso Hacienda. Se emplea como indicador económico principalmente para medir la rentabilidad de una pyme.

El usuario que aplique esta operación en su empresa conseguirá extraer una cifra que indique cuáles son los beneficios totales de los bienes o servicios vendidos.

Estos beneficios han pasado por el filtro del gasto de operación. Por tanto, no se tienen en cuenta en la ecuación ni los intereses ni los impuestos. Puede usarse este dato para analizar la viabilidad de una asociación en un entorno, sin tener en cuenta las leyes fiscales del país.

Los usuarios que calculan este indicador están en los pasos previos a la deducción del total de ingresos netos. Estos cálculos se conocen, según algunos expertos, como ingresos de operación. Este nombre radica del hecho de la deducción de los gastos de gestión anteriores a los beneficios por bienes y servicios.

¿Por qué les importa tanto a las entidades? Porque se trata de un número que se emplea para analizar la viabilidad de un negocio, además de para conocer cuál es la ganancia total que se puede llegar a percibir. Te permitirá establecer una aspiración lógica y congruente con los objetivos anuales.

Cómo calcularlo

A continuación, queremos enseñarte dos fórmulas simples para conocer el resultado del EBIT. Ambas son válidas.

  • La primera se obtiene tras restar los denominados gastos operativos al total de ingresos producidos después de la venta de bienes y el despliegue de servicios.
  • En cuanto a la segunda, han de sumarse las cifras relativas a impuestos, intereses y ganancias netas.

¿Qué es el EBT?

¿Qué es el EBT? Utilidad Antes de Impuestos

Del mismo modo que hemos hecho con los anteriores conceptos, ahora nos toca recalcar qué es el EBT. Se utiliza en finanzas para dar con el desempeño financiero de una entidad, y se le conoce en español como Utilidad Antes de los Impuestos.

La cantidad resultante tras obtener el EBT consiste, por tanto, los ingresos empresariales de un determinado período tras restarles la depreciación, el costo de los bienes vendidos y otros gastos generales.

Por tanto, podríamos concluir que con este indicador logramos una medición del dinero que retiene una empresa antes de pagar las cargas impositivas y demás retenciones.

Diferencias entre los tres términos

Ya conocemos qué significa cada concepto y qué es lo que calcula. En este apartado nos interesa conocer cuáles son sus diferencias, detallando cuándo es el momento preciso de emplear cada indicador financiero.

En el relativo al EBT, es la cantidad de beneficios previa a los impuestos. Lo único que tenemos que hacer para lograr este resultado es restar los gastos a los ingresos. Dejamos a un margen la cantidad impositiva y ya lo tenemos.

Esta herramienta financiera nos va a permitir visualizar cuáles son los ingresos que hemos obtenido por nuestra actividad empresarial después de deducir una serie de gastos del siguiente tipo.

  • El valor de los bienes que hemos vendido.
  • La depreciación.
  • Gastos de naturaleza administrativa.
  • Los intereses.
  • Otros gastos asociados a la entidad.

Concluyendo con este término, podrías catalogarlo como el capital del que dispone una empresa momentos antes de pagar sus impuestos correspondientes al Estado. Una cifra positiva se intuye como un síntoma de viabilidad. Muchos se decantan por conocerlo debido a que su resultado tiene como ventaja la compensación con la depreciación.

Se diferencia del EBIT, puesto que este es el ingreso de una empresa antes de impuestos, pero también de intereses. Se utiliza en Ciencias Económicas, sobre todo, para analizar resultados empresariales de diferentes compañías.

De este modo, se pueden monitorizar los resultados de compañías de distintos países, ya que no se tiene en cuenta lo específico a nivel geográfico de cada una. También es útil para medir la contabilidad.

Permite a los usuarios echar un vistazo rápido de las ventas o servicios llevados a cabo. Tú puedes conseguirlos si no incluyes ni los ingresos ni los costes financieros. Algunos de los costes que tienes que dejar de lado son los tipos de interés y la carga fiscal. Sin embargo, cabe mencionar que, al no tener en cuenta estas variables, este indicador puede resultar poco valioso para los inversores.

Tres grandes indicadores de rentabilidad: EBT, EBIT y EBITDA

Por último, nos encontramos con el EBITDA. Este indicador deja a un lado determinados aspectos como intereses, impuestos, depreciación y amortización. Solo se centra en los ingresos totales durante el plazo marcado.

Cabe destacar que, para expertos en Economía y directivos, se trata del medidor financiero más empleado para datar la rentabilidad empresarial de un negocio. Esto se debe a que, a diferencia del resto, con él conocemos de primera mano cuál es la cantidad de ingresos y cuál la de gastos.

Permite un análisis concienzudo sobre la situación real del negocio, lo que se valora por encima de todo para tomar posibles decisiones transcendentales.

Por tanto, podríamos concluir que este medidor es muy utilizado en aquellas empresas que necesitan conocer sus beneficios totales. No necesitan, o no es importante, calcular el resto de gastos, como los derivados de impuestos o intereses.

Es importante comentar que ni EBT ni EBIT pueden ser divulgados por la Securities and Exchange Commision, la SEC. Esto se debe a que son indicadores catalogados como informaciones privadas lejos de los principios de contabilidad estipulados por la GAAP. Aunque se siguen usando tanto en compañías privadas como públicas, no son accesibles para el usuario común fuera de los circuitos mercantiles.

Conclusión

Ya conoces qué son y cómo se diferencian los indicadores EBITDAEBIT y EBT. Cada uno de ellos tiene una función concreta a la hora de analizar las finanzas de una compañía. Su cálculo es relativamente sencillo, ya que desglosan determinados componentes de gasto.

Permiten tanto a directivos como, según el caso, a inversores deducir la rentabilidad. Por tanto, proporcionan información de valor que, posteriormente, puede ser analizada para tomar las pertinentes decisiones corporativas.

¡Esperamos que te haya quedado claro qué es cada concepto y sus diferencias!

Quiero probar la DEMO de Cloud Gestion

¿Quieres que te llamemos? ☎

Déjanos tu número te teléfono y te contactamos en breve.
Si lo deseas (es opcional) indica también tu email u horario que te venga bien para llamarte.

¡Solo un momento, por favor!

Antes de irte, solicita tu acceso a la Demo...

¡es gratis y puedes probarla cuanto quieras!