¿Qué es el «cashflow»? Explicando el flujo de caja

¿Qué es el

¿Sabes qué es el cashflow? Se trata de un anglicismo que hace referencia al concepto de flujo de caja, una métrica financiera que permite conocer los recursos, tesorería y activos líquidos con los que la empresa puede contar por un periodo de tiempo.

El flujo es la medida ideal para conocer la salud financiera de un negocio, porque refleja la capacidad que tiene para generar la liquidez necesaria para sobrevivir y cubrir las necesidades financieras.

Esta es una de las formas más comunes de identificar problemas en un negocio. Ya sea de liquidez o de rentabilidad. Y esto es debido a que el flujo está íntimamente relacionado con la rentabilidad y, por ende, a su valoración.

El flujo de efectivo es la mejor medida para conocer la situación de una compañía y poder tomar decisiones. Sin él, un negocio es insolvente, por lo que el objetivo del plan financiero de una empresa es lograr que arroje un dato positivo.

Tipos de flujo de caja

En función de su origen, se distinguen distintos tipos de flujos. Esto también afecta a los métodos de cálculo de los mismos.

  • Flujo de caja bruto: se calcula mediante la suma del beneficio neto después de impuestos con las amortizaciones y provisiones del ejercicio.
    Es la liquidez que una empresa ha obtenido y que destinará al pago de la deuda a largo plazo. Esta deuda refleja todas esas actividades de inversión y las necesidades operativas de fondo de maniobra.
  • Flujo de caja operativo: Se calcula mediante la suma o resta (dependiendo de las variaciones de fondo de maniobra) del cash bruto. Así conocemos la liquidez generada. O de manera indirecta mediante el ajuste de la utilidad neta de la depreciación.
    Con esta medida se puede predecir si la tesorería disponible será suficiente para sostener y expandir el negocio. O si viceversa, la organización necesita financiación externa.
  • Flujo de caja de financiación: Con este índice podemos saber qué capacidad tiene la empresa para pagar las deudas de largo plazo. Para obtener esta medida, bastará con sumar los gastos financieros originados en el ejercicio al flujo operativo. Este resultado será primordial para diversas actividades como, por ejemplo, solicitar financiación.
    Porque si la empresa no cuenta con un cash de financiación mayor que la deuda, las entidades van a entender que no debe contraer más deuda y le negarán cualquier manera de financiarse.
  • Flujo de cada libre: Con este índice podemos conocer si la empresa va a necesitar una ampliación del capital. Es un dato muy solicitado por los accionistas del negocio o futuros accionistas que quieran invertir.
    Para calcularlo, se resta del cash de financiación la parte de la devolución del principal de las deudas.

Además de conocer los diferentes tipos de métricas de flujo que tiene una empresa, también es interesante determinar los ratios. De este modo, podemos saber la capacidad que tiene una compañía de generar la liquidez suficiente y poder efectuar las comparaciones oportunas.

¿Cómo se calcula el cash flow de una empresa?

¿Cómo se calcula el cash flow de una empresa?

Una vez vistos los tipos de flujos de caja que tiene una empresa, es importante saber calcular este índice que da mucha información sobre el departamento de tesorería.

Para tratar de simplificarlo, analizaremos el flujo de efectivo de las actividades operativas. Esto se trata de todas las operaciones comerciales de rutina y se puede calcular con relativa facilidad.

El punto de partida es la cuenta de pérdidas y ganancias anual. Es decir, la generada después de impuestos. A esta se le suma la amortización y la variación de las provisiones.

El flujo de efectivo de las operaciones debería ser positivo, ya que solo entonces la empresa puede pagar nuevos préstamos o efectuar inversiones. Es decir, significará que la empresa tiene una situación financiera favorable.

El flujo de efectivo de las operaciones debería ser positivo

Así, para resumir, el flujo de caja sale de la siguiente fórmula: Beneficio + amortizaciones + provisiones.

Y este juega un papel fundamental en el análisis de la rentabilidad, en la determinación de la solvencia, hasta incluso es un índice que determina el valor intrínseco del negocio.

Algunos expertos también dicen que, si tienes el flujo de efectivo como eje central de cualquier actividad, no tendrás que preocuparte demasiado por la bancarrota u otras dificultades financieras.

Ventajas del cálculo del flujo de caja

Confiar únicamente en la declaración de ingresos anual de tu empresa a veces puede llevar a conclusiones confusas.

Por ejemplo, hay sectores en donde se debe analizar este término con más precisión. Pues aquellas empresas que están en industrias intensivas en activos (telecomunicaciones, petroleras, líneas aéreas, minería…) suelen tener tasas de depreciaciones más altas que aquellas que son empresas más comerciales. De este modo, en el resultado anual se ve un impacto negativo.

Sin embargo, esto no significa necesariamente que una empresa intensiva en activos sea menos rentable a largo plazo que una que no esté en este tipo de sectores.

Ventajas del cálculo del flujo de caja

Por lo tanto, para que tengas una evaluación objetiva del rendimiento financiero real, es necesario que calcules los flujos de efectivo.

En consecuencia, las principales ventajas que podemos observar de calcular los flujos de efectivo son:

  • Te ofrece una mayor capacidad de predecir posibles situaciones futuras. Esto es útil cuando surgen problemas de insolvencia y la empresa no puede pagar sus obligaciones a tiempo. Como resultado, a pesar de los buenos márgenes de ventas, los proveedores comienzan a sufrir retrasos. De esta manera, el cálculo oportuno del flujo de caja de la empresa te mantiene un paso por delante de cualquier problema que se te pueda presentar.
  • Con el cálculo de este, podrás determinar si te compensa invertir en una acción u otro negocio o en algún inmueble, si puedes solicitar un préstamo, si puedes pagar tus deudas a largo plazo y, sobre todo, si la empresa va bien.
  • Te ofrece una noción general de la empresa y sobre el crecimiento y rentabilidad real.
  • También es una manera de detención de las pérdidas y así tomar decisiones que las puedan evitar.
  • Te permite identificar aquellos patrones negativos y los riesgos. Te avisa si hay tendencias de pérdidas que no estés notando y así analizar sus causas.
  • Es un índice fundamental para los stakeholders de una empresa. Sobre todo, una cifra que a tus posibles inversores y accionistas les interesa conocer para tomar decisiones. También será un dato que muchos proveedores pueden solicitar para saber si es rentable trabajar contigo.
  • Es una medida que fácilmente se podría mejorar. Una vez que se conoce el problema, puedes realizar prácticas que mejoren ese índice.
  • Te ayuda a mejorar la administración del capital. Estos datos que te arroja este índice, te permiten adelantarte y optimizar la administración de la tesorería de tu empresa. Al analizar el balance de los ingresos y gastos, podrás tener una mejor idea sobre el capital, las deudas acumuladas y cualquier otro dato relevante que refleja una realidad que a simple vista no puedes observar. Sobre todo, para las pequeñas empresas que no cuentan con suficiente liquidez, los pequeños errores en la administración les pueden llevar a un colapso empresarial.
  • Mejor manera de predecir el futuro. Es imposible saber qué pasará en un futuro con un negocio, pero el cálculo del flujo es un modo de disolver cierta incertidumbre. Los resultados que te ofrece son útiles para proyectar el futuro al mostrar cómo se están derivando las ganancias, los gastos y cualquier variación del estado del flujo de dinero.
¿Es necesario un software para conocer el flujo de caja?

¿Es necesario un software para conocer el flujo de caja?

Para calcular este indicador se puede hacer de manera manual o mediante un software especializado. La manera manual ya no se realiza por la mayoría de las pequeñas empresas, ya que requiere mucho tiempo y da errores.

Por lo que el método adecuado es invertir en un buen programa informático para la gestión de la tesorería. Y esto es por diversos motivos:

  • Gracias al control de un software de gestión de los flujos de caja, tendrás mayor precisión sobre los datos de tu empresa. Y esto hará que aumente tu confianza a la hora de tomar decisiones que afectan a la actividad económica. La manera manual de calcular este índice tiene más posibilidades de producir errores que si se efectúa con un programa especializado.
  • Se evita la duplicación y las brechas de datos, problemas típicos de la gestión manual.
  • Además, es una manera de reducir tiempo y carga de trabajo que puedes dedicar a otras partes de la compañía más importantes.
  • Muestra la información en forma más visual, con gráficos. Esto te ayuda a tener todo más controlado y centralizado. Podrás ver la evaluación de los flujos de caja variables de manera más comprensible y práctica.
  • Te permite una simplificación de la contabilidad.
  • Podrás predecir tu flujo de efectivo por varios meses futuros. Adelantarás decisiones y administrarás la tesorería con mayor agilidad.
  • Reducción de la incertidumbre y de cualquier riesgo.

Por lo tanto, nuestra recomendación es que, si quieres conocer tu cash flow con rigor y los datos más exactos, debes invertir en un buen software de control del flujo de caja. Te ahorrará dinero y será una herramienta muy necesaria para la supervivencia de tu negocio.

Quiero probar la DEMO de Cloud Gestion

¿Quieres que te llamemos? ☎

Déjanos tu número te teléfono y te contactamos en breve.
Si lo deseas (es opcional) indica también tu email u horario que te venga bien para llamarte.

¡Solo un momento, por favor!

Antes de irte, solicita tu acceso a la Demo...

¡es gratis y puedes probarla cuanto quieras!