Qué es el IPC y cómo afecta a las empresas

Qué es el IPC (Indice de precios de consumo) y cómo afecta a las empresas

Si este último año te has paseado por el supermercado o te has detenido a mirar la factura de la electricidad, seguramente habrás notado una subida importante de los precios.

Y es que poner el lavavajillas, encender la luz o rellenar el depósito del coche es mucho más costoso que hace un año y, sobre todo, mucho más caro que antes de que estallara la crisis del coronavirus. El IPC (Índice de precios de consumo) tiene una implicación evidente en esto, como veremos en este artículo.

Los últimos datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) en diciembre del 2021 indican que el IPC ha subido un 6,7% este último año. Y si cogemos de referencia los meses antes de la pandemia, la subida de precios ha aumentado en un 5,4%. Esta escalada de precios no se experimentaba desde hacía casi tres décadas.

Este incremento se debe principalmente a la evolución que han marcado el coste de la electricidad y los combustibles, y en menor medida al aumento del precio de los alimentos y productos tecnológicos.

Una subida del IPC tan regular y extendida en el tiempo, como viene sucediendo desde abril de 2021, pone en riesgo el poder adquisitivo de los hogares españoles ya que obliga a dedicar un mayor esfuerzo a cubrir las necesidades básicas. Todo esto va en detrimento del consumo y, por lo tanto, dificulta el crecimiento económico.

¿Qué se entiende por IPC?

Cuando hablamos del IPC nos referimos al Índice de Precios al Consumo. Es un indicador económico que mide cómo fluctúa el conjunto de los precios de bienes y servicios básicos que consumen las familias españolas. Este indicador refleja la evolución de los precios de manera conjunta y no individual. Es decir, puede haber una bajada del precio de algunos alimentos y el IPC subir.

Por lo tanto, el IPC que se expresa en un porcentaje nos muestra la variación de precios de nuestra economía a lo largo del paso del tiempo. El organismo que se dedica a recopilar, elaborar, calcular y publicar este dato en España es el Instituto Nacional de Estadística.

El INE actualiza el dato del IPC mensualmente y además publica lo que se conoce como “dato adelantado”, una previsión de la cifra que arrojará el mes siguiente. El dato adelantado y definitivo suelen coincidir.

Así pues, el número que arroja el IPC (que como ya hemos comentado es un porcentaje) nos indica qué sucede con los precios, si suben o si bajan. Es decir, no recoge el precio de un producto sino el aumento o decremento de estos.

De esta forma, si el IPC diera un resultado del 2,3% en enero del 2022 la lectura correcta sería la siguiente: los precios de los productos y servicios básicos han subido un 2,3% en enero del 2022 respecto al mes pasado (diciembre del 2021)

¿Cómo se calcula el IPC? - Cloud Gestion

¿Cómo se calcula el IPC?

Como ya hemos comentado anteriormente, el organismo encargado de calcular el IPC es el INE. Para ello se utiliza una cesta de bienes y servicios que va cambiando a lo largo del tiempo según los hábitos de consumo de los hogares españoles.

Para poner un ejemplo, en el año 2016 se incluyó en esta cesta los cafés monodosis o los servicios en línea de música y vídeo (como pueden ser Spotify o Netflix) y se eliminaron productos como el DVD y las videocámaras.

Actualmente la cesta está compuesta por cerca de 480 artículos, divididos en grupos de alimentación, bebidas, vivienda, transporte… Cada uno de los grupos es ponderado según su importancia en el mercado. Con el objetivo de que la cesta sea lo más representativa posible no se tienen en cuenta los períodos de rebajas ni de promociones. La fórmula que se sigue para calcular el IPC es bastante sencilla y responde a:

IPC = (Precios nuevos x cantidades nuevas / Precios anteriores x cantidades anteriores)

¿Qué tipos de IPC hay?

A la hora de calcular el IPC debemos diferenciar dos tipos, según los datos que hayamos tenido en cuenta:

  1. IPC Armonizado: es el cálculo original del IPC. Las indicaciones de cómo debe ser computado vienen marcadas por el Banco Central Europeo, y por lo tanto todos los países deben hacerlo de la misma manera y teniendo en cuenta los mismos datos. De esta forma los porcentajes obtenidos se pueden comparar entre países.
  2. IPC Subyacente: Por su parte, este dato no tiene en cuenta el precio de los productos alimenticios elaborados ni los energéticos (por ejemplo, la fruta y el petróleo), que son los más variables. Con este cálculo se consigue obtener una visión más estable del comportamiento de los precios.
¿Qué es la inflación? Causas y consecuencias

¿Qué es la inflación? Causas y consecuencias

Directamente relacionado con el IPC encontramos el término de la inflaccion. Cuando hay una subida generalizada de los precios de todo tipo de productos y servicios en un período de tiempo determinado y específico, podremos decir que hay inflación. Es decir, cuando se observa que los precios han subido, se han inflado, con el paso del tiempo habrá inflación.

Una situación así deriva en un menor poder adquisitivo, ya que con el mismo dinero se pueden comprar menos productos. A causa de esto, el consumo se desploma y el crecimiento económico de un país se ve comprometido.

Vamos a verlo con un ejemplo:

  • el día 1 de enero María dispone de 100 euros en el banco y quiere comprar pollos. Si cada pollo cuesta 10 euros puede comprar 5 por 50 euros y dedicar los otros 50 a otros menesteres.
  • en diciembre los precios han subido y los pollos cuestan 15 euros.
  • con 100 euros en el banco María deberá destinar 75 euros para comprar los mismos cinco pollos y solo le sobraran 25 euros para dedicar al consumo de otros productos.

La inflación se puede producir por muchas causas distintas. Puede ser que el banco central de un país haya puesto en circulación demasiados billetes. Otra de las causas más comunes es que haya una demanda inusual de bienes y servicios y que las empresas no sean capaces de satisfacer.

Cambios recientes en el IPC

Cambios recientes en el IPC

Estos últimos dos años, sin ninguna duda, han sido extremadamente convulsos a nivel económico. Con la llegada de la pandemia en marzo de 2020 a nuestro país, los precios se desplomaron. Pero ¿por qué?

Muchas familias se encontraron de un día para otro encerradas en casa, por lo tanto no había la necesidad de comprar ciertos productos como la gasolina, nuevos automóviles, ropa … Al haber tanto excedente de producto las empresas lo que hicieron de inmediato fue bajar precios para ser más competitivas.

En los primeros meses de la pandemia se dio precisamente este escenario, una bajada de precios generalizada. Este fenómeno es conocido como deflación y también afecta al coste de vida.

Sin embargo, con el paso del tiempo lo que hicieron las empresas fue, en vez de bajar los precios, reducir su producción y, por lo tanto, hubo una disminución de la oferta. Debemos tener en cuenta que reducir o aumentar la producción no es una decisión que se pueda implementar de forma inmediata.

Así que cuando hemos vuelto a una vida más parecida a la que llevábamos antes de la pandemia las empresas no han podido adaptar la oferta de forma inmediata. Por lo tanto, había menos productos en el mercado de los deseados y como consecuencia han aumentado los precios.

También es importante recalcar que el Banco Central Europeo todo este tiempo ha llevado a cabo una política monetaria expansiva, imprimiendo billetes, para que la economía no sufriera un retroceso. La combinación de estas dos situaciones ha llevado a las economías de todo el mundo a un proceso inflacionario.

¿Cómo afecta la inflación a las empresas?

Cuando la economía entra en un período de inflación, esto suelen ser malas noticias para una empresa. Como ya hemos comentado anteriormente en el artículo, la inflación supone una pérdida del poder adquisitivo de las familias. Esto se traduce directamente en un descenso generalizado en el consumo, especialmente de aquellos bienes o servicios que no son de primera necesidad.

Que haya una disminución en el consumo nunca son buenas noticias para un negocio, ya que este depende directamente de los ingresos. Además, la empresa se verá afectada por el encarecimiento de las materias primas, el incremento del precio de la luz, agua y gas… Con lo que le va a costar más producir los mismos bienes que fabricaba anteriormente.

¿Cómo puede ayudarte un software de gestión empresarial a tratar cuestiones relacionadas con el IPC?

Con el encarecimiento del IPC será más importante que nunca para las empresas gestionar de forma eficaz y eficiente los recursos.

Un software de gestión empresarial puede ser la solución para navegar estos tiempos tan convulsos. Esta herramienta ayuda a administrar un negocio haciendo mucho más fácil el tránsito de información y el almacenaje de los datos. De esta forma, se pueden evitar duplicidades y se ayuda a tomar decisiones más acertadas, favoreciendo la productividad y competitividad.

Los software empresariales reducen los costes totales a través de un mayor control y seguimiento del producto. Además, son sistemas flexibles y adaptables independientemente del tamaño de la empresa o del producto que ofrezca. En resumen, nuestro software digital permite a la empresa ser eficaz y eficiente para mejorar su rentabilidad y obtener mayores beneficios.

Quiero probar la DEMO de Cloud Gestion

¿Quieres que te llamemos? ☎

Déjanos tu número te teléfono y te contactamos en breve.
Si lo deseas (es opcional) indica también tu email u horario que te venga bien para llamarte.

¡Solo un momento, por favor!

Antes de irte, solicita tu acceso a la Demo...

¡es gratis y puedes probarla cuanto quieras!